Posteado por: Camilo Torres | Martes, 5 \05UTC mayo \05UTC 2009

Pico Mifés o Mucuñuque menor

El pico Mifés, también llamado Mucuñuque Menor, está ubicado en el Parque Nacional Sierra Nevada en el estado Mérida. Queda muy cerca de la hermosa laguna de Mucubají. Tiene una altitud de 4620 msnm.

El Centro Excursionista Caracas (CEC) organizó una excursión de ascenso al Mifés para el puente del 1º de mayo de 2009. Yo ya tenía varios años sin hacer alta montaña y aunque en algún momento pensé que lo dejaría, lo estoy retomando nuevamente. Así que me anoté en la excursión con el CEC.

Salimos el jueves 30 de abril aproximadamente a las 10pm desde la plaza Altamira en un Bus Cama que se contrató para la excursión. Es bueno tener un Bus Cama cuando se va a caminar con morral al día siguiente, uno llega un poquito más descansado y con las piernas menos tullidas que en un autobús normal.

El autobús nos dejó muy temprano en Barinas, alrededor de las 6am ya estábamos en el terminal de Barinas. De allí tomamos dos micro-buses hasta la laguna de Mucubají.

Pero antes de llegar a la laguna hicimos una parada en Santo Domingo para comer. Hacen unas arepas de harina de trigo con jamón y queso que estaban un poco secas y frías, pero sabrosas. Por supuesto nunca falta el chocolate caliente. Algunos compañeros de la excursión compraron truchas ahumadas. Yo no me había dado cuenta que las vendían y por eso no compré una. Valen la pena, luego me dieron a probar y son realmente sabrosas: vienen ahumadas y listas para comer (incluso sin necesidad de calentar), las venden selladas al vacío en bolsas plásticas como en los supermercados, para que duren bastante.

Llegamos a la laguna después de las 9am y pasamos un rato largo en la entrada del parque organizando el registro y pago de entrada al parque, así como escuchando las reglas del capitán de la excursión. Las reglas que puso me parecieron bastante adecuadas aunque le falta practicar un poco la forma de decirlo, pero todo quedó bien claro considerando que el grupo llegaba casi a 40 personas, pocos se conocían entre sí en la montaña, había un niño y varios hacían alta montaña por primera vez.

Un grupo de 9 nos adelantamos para ver si conseguíamos mulas para que les llevaran el morral. Conseguimos caballos y finalmente ellos contrataron 3 caballos y un guía para que les llevaran sus 8 morrales; yo llevé mi propio morral, más que por entrenamiento, por no perder la costumbre (o por terquedad). Bueno, hay que tener disciplina y si voy a comenzar a hacer alta montaña de nuevo no puedo ponerme flojo.

Cuando comenzamos a caminar ya eran más de las 10:30 am. Los demás no contrataron caballos, comenzaron a caminar antes y se adelantaron bastante. Caminé junto con el último grupo y los caballos. Los caballos nos dejaron en la primera cascada y de allí todos se montaron sus morrales y caminamos un corto trecho de unos 20 minutos o menos hasta llegar a la zona de acampada. Llegamos a la zona de acampada como a las 11:30 o un poco antes de las 12 pm.

Montamos campamento e hicimos una comida que compartimos un poco con los demás: en realidad todas las comidas las compartimos un poco, porque muchos no llevaron cocina y nosotros si.

Luego que se nos pasaron un poco los efectos de la altitud, pues la laguna de Mucubají está a unos 3450 msnm y el campamento estaba un poco más de 3500 msnm, y luego que dejó de llover, comenzamos a caminar un poco y hablar con los demás. Un grupo hizo una caminata ligera hasta la base de la segunda cascada. Luego lloviznó un poquito y arrugamos. Pero Layla se animó a caminar y con linterna en cabeza caminamos hasta lo que supusimos sería un mirador para ver otras lagunas. Cuando llegamos ya estaba oscureciendo (habíamos comenzado a caminar muy tarde), pero el campamento estaba a escazos 500 metros más o menos, era cerca y no había peligro. No vimos ningunas lagunas, solo la de Mucubají. Dos más nos siguieron y llegaron hasta el mirador. La vista resultó bonita y la caminata adecuada para aclimatar un poquito más. En ese momento me sentía seguro que este grupito de 3 subiría hasta la cumbre, porque no se sentían mal luego de la ligera caminata.

Al día siguiente nos levantamos como a las 4:40 am. Había que comenzar a caminar a las 5:30am. Yo había llevado un yesquero que nunca funcionó (funcionó cuando llegué a la casa en Caracas), así que tuve problemas para encender la cocina y hacer unos bollitos. Finalmente nos prestaron un yesquero que si era bueno y comenzamos a cocinar. Perdimos bastante tiempo pero comimos bien: bollitos con atún. Preparé el agua para el camino, los morrales y comenzamos a caminar como a las 5:50am. Llevábamos unos 20 minutos de retraso con respecto al grupo de vanguardia, pero eso no me preocupaba, porque igual con el estómago lleno había que caminar muy lento (al principio) y yo podía guiar mi propio grupo. Más arriba esos 20 minutos no significarían mucha distancia, sin contar que finalmente alcanzamos al grupo de vanguardia.

Yo me tuve que quitar todo el abrigo y quedarme en shorts y la chaqueta rompe-viento con el cierre y los sobacos abiertos, porque hacía calor. Solo me dejé un gorro en la cabeza por si acaso. El ascenso es bastante sencillo, hay unas zonas muy encharcadas y más de uno metió la pata en el barro. Como a los 4100 msnm se cruza una quebradita que es el último punto para recargar agua. De allí se suben unas lomas encharcadas y luego se llega las zonas de morrenas como a los 4400 msnm. De allí el camino es rocoso o arenoso, típico de morrenas, solo que la arena mojada forma un barrito resbaloso.

Finalmente llegamos a la cumbre del Mifés como a las 10am. El ascenso fue bastante rápido y sin contratiempos. Yo me iba a adelantar al grupo para darle a mi paso, pero finalmente me decidí por acompañar a Layla ya que era su primer ascenso en alta montaña. Creo que caminamos a muy buen paso, los primeros llegaron a cumbre como a las 9:30am y los últimos como a las 10:30am. Todos subieron. Estaba un poco nublado pero se pudo ver un poco de los alrededores del pico.

El niño que venía con el grupo se sintió muy agotado así que el papá lo subió cargándolo en burrito. De bajada también se lo llevó en burrito y yo le ayudé a bajar el morral. En la bajada me incomodó que se detuvieran mucho, así que me adelanté con Layla. La bajada estuvo bien, bajamos más o menos rápido al ritmo de Layla y fuimos entre los primeros en llegar al campamento. De bajada se nubló bastante y luego supimos que el grupo principal se ‘perdió’ un poquito en una parte buscando una bajada fácil, pero nada grave para los guías experimentados ni para el capitán.

Comimos unas galletas, tomamos un poco de agua y dormimos. Nos levantamos con la insolación, el dolor de cabeza y el cansancio general y típico de este tipo de ascensos. Hicimos sopa, comimos trucha que nos regaló Jesús, y hablamos bastante en la carpa. En la noche salimos a conversar y comer chucherías. El día fue de lo mejor: todos subimos, no hubo incidentes mayores, todos llegamos bien al campamento, casi todos nos sentíamos bastante bien.

Al día siguiente madrugamos para levantar campamento y regresar a la carretera. Había que salir a las 6am y salimos casi a las 6:50am. Ayudamos un poco a Vanessa y a María Eugenia con el morral y a doblar las carpas. Salimos a caminar juntos conmigo a la retaguardia para estar pendiente de posibles caídas y lesiones, porque la bajada de la cascada estaba muy charcosa. Finalmente llegamos al llano en unos 10 o 15 minutos y de allí la caminata es muy suave hasta la laguna. En la laguna, como a las 7:30am la calma es total. No se escucha ningún ruido: al menos ninguno que un citadino pueda escuchar. subimos de la laguna hasta la carretera y esperamos el autobús.

Como a las 9am nos dimos cuenta que el autobús que habíamos planificado y acordado no vendría, así que comenzamos a tomar medidas para bajar hasta Barinas donde nos esperaría el Bus Cama a las 12pm en punto. Un par se fueron en una cola de un carro. Otros cinco nos fuimos en una camioneta pick-up que nos cobró 5Bs c/u. Los demás se fueron el varios autobuses según iban consiguiendo puestos.

La bajada en la pick-up fue chévere, el conductor no corría así que no pasamos ningún susto, tomamos fotos, llevamos viento, pasamos del frío al calor, vimos muchos paisajes bellísimos y hablamos y hablamos.

Llegamos a Barinas como a las 11am y tomamos un taxi al terminal. Al poco tiempo llegaron todos. Comimos pollo en braza. Finalmente llegó el autobús y nos fuimos como a las 1:30pm. Unos policías nos retrasaron un poco pero no lograron retenernos en Barinas, al parecer porque estábamos cargando el autobús fuera del terminal (dentro del terminal no permitieron el autobús).

Hicimos una parada cerca de Valencia y comimos unas chucherías. Llegamos a Caracas como a las 11:30pm. Nos acostamos a dormir como a las 12am para levantarnos a las 4:40am del lunes con un sismo de 5.4. El lunes no me sentí bien, con sueño todo el día.

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 158 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: