Posteado por: Camilo Torres | Sábado, 17 \17UTC agosto \17UTC 2013

El Volcán Pacaya

Parqueadero

Con los palitos para subir

El volcán Pacaya es un volcán activo que ha hecho erupción en múltiples ocasiones en los últimos años. Mientras subíamos al volcán, el guía nos contó que algunas de sus erupciones han sido explosiones de ceniza, al menos una reciente, pero otras han sido ríos de lava que salen del volcán y que se pueden ver desde muy cerca, tan cerca que incluso algunas personas cuentan como se acercaban a la lava con estacas o palitos de madera para recogerla, hundiendo la punta de la estaca en la lava ardiente aún derretida. Investigué un poco sobre los volcanes en Guatemala y vi las fotos de la gente caminando prácticamente al lado de la lava. Muchos contaban como se sentía el calor de la lava, como tenían que caminar con cuidado para que el calor no les dañara los zapatos. Pero esas erupciones fueron hace dos años atrás, así que yo en realidad no tenía esperanza de ver la lava corriendo al rojo vivo por las laderas del volcán.

Salimos muy temprano con nuestro amigo Guatemalteco quien no había visitado nunca el

Sobre la lava

Pero esa lava ya se enfrió

volcán Pacaya, así que lo convidamos a ir con nosotros y a ver si se animaba a subir también. Salimos lo más temprano posible desde la cuidad de Guatemala, era día domingo así que no había casi nada de tráfico en las autopistas y calles de Guatemala. Llegamos rápidamente, luego de hora y media de rodar, al pueblo de San Vicente Pacaya, con hambre pues no habíamos desayunado, conseguimos una casa donde una señora nos preparó unas deliciosas tortillas con frijoles. Hacía un poco de frío, nada más recordar que 2013 ha sido un año con olas de frío por todas partes. Bueno, la comida de verdad que estuvo deliciosa, yo estoy acostumbrado a comer arepas, que son mucho más gordas que una tortilla y por supuesto tuve que comer muchas tortillas para sentir que algo me llegó al estómago.

De allí continuamos subiendo hacia el volcán en el auto de nuestro amigo y llegamos al parqueadero o estacionamiento del parque. Allí se paga una entrada y hay que contratar un guía oficial obligatoriamente, se apoya el turismo local y se ayuda a mantener el parque en

Dentro del volcán

Por allí fluyó la lava desde dentro del volcán

buenas condiciones. Siempre aparecen chiquillos con estacas o palitos de madera ofreciéndolos para que los turistas los usemos como apoyo o bastón de caminata en la subida al volcán, uno termina comprándoselos más por ayudarlos que por realmente necesitar el bastón, pero si alguno es muy patojo o patuleco mejor compre su bastón para que no se vaya a caer o perder el equilibrio cuando pase por encima de toda la lava enfriada que ha dejado el volcán en sus muchas erupciones.

La subida es fácil y no es muy larga. Nuestro amigo se quedó a la mitad en unas casetas que sirven para resguardar los equipos de antenas de transmisión de radio, TV y celulares; el volcán está lleno de esas antenas. Pero resulta que de allí era donde empezaba lo bueno, y además el camino se volvía más fácil, por lo tanto, cuando subas al Pacaya, haz el recorrido completo ya que cada vez se pone más fácil. Es muy bonito, un paisaje que para un lado parece lunar porque está desértico por los lugares donde ha pasado más recientemente la lava, pero uno voltea la cara y se ven bosques reverdeciendo en las laderas más alejadas o por donde no ha caido tanta lava y ceniza reciente. Hay partes

El bastón es más un adorno

Si eres muy patojo, mejor lleva tu bastón

donde uno entra en pequeñas cuevas que dejó la lava cuando fluia desde dentro del volcán. También se pueden calentar malvadiscos o incluso hamburguesas en unas pequeñas grietas por donde sale un calor muy intenso. Es un recorrido muy bonito que se hace en dos horas, menos de tres si uno va despacio, tómate tu tiempo porque no hay apuro. No se sube hasta la cumbre del volcán, sino hasta su parte media, supongo que por medidas de seguridad porque la última vez que explotó en 2010 mató dos personas.

Es una excelente experiencia y todo el mundo recomienda que si se va a Guatemala, hay que subir al menos a un volcán.

Posteado por: Camilo Torres | Domingo, 11 \11UTC agosto \11UTC 2013

Antigua Guatemala

Salí muy temprano, a las 5am de Venezuela rumbo a Guatemala. Pasé por el aeropuerto de Panamá, donde tuve que esperar varias horas. Llegué como a las 3pm de Guatemala muerto de hambre, donde por fin comí algo en un lunch que había en el aeropuerto.

De allí un amigo me recogió, pasamos por su casa un momento y luego nos fuimos a Antigua Guatemala porque mi amigo tenía que hacer un par de cosas por allí. Mientras él se fue a hacer sus cosas, yo me fui a pasear por toda la parte turística, todo el centro de la ciudad Antigua.

La ciudad es muy bella. Se recorre muy rápidamente, yo le di varias vueltas en unas pocas horas que estuve allí. Hay muchas tiendas de artesanía y edificios coloniales. De vuelta comimos en el camino un plato muy sabroso con atol de elote (bebida de maíz).

Llegamos nuevamente a casa de mi amigo en la ciudad de Guatemala. Allí estuvimos hablando durante un largo rato más. Como a las 11pm de Guatemala ya tenía tanto sueño que tuve que pedir excusas para irme a dormir. Con el cambio de horario era una hora y media más de estar despierto de lo que parecía.

Lo bueno es que desde el primer día ya estaba haciendo actividades. Y así fue, sin parar hasta el retorno a Venezuela.DSCN0730

Posteado por: Camilo Torres | Sábado, 30 \30UTC marzo \30UTC 2013

Ingenio Bolívar en San Mateo, Estado Aragua.

Imagen

Lo primero es llegar a la ciudad de La Victoria. Una vez allí se toma un autobús que vaya hasta San Mateo. El costo del pasaje es como de Bs. 7, no lo recuerdo. Indícale al colector o al conductor que te deje en las casas de Bolívar. El tiempo de viaje desde La Victoria hasta el Ingenio de Bolívar, en el autobús, es alrededor de 15 minutos.

ImagenUna vez allí, hacia la parte baja está el Museo de la Caña, que era el lugar donde se procesaba la caña de azúcar. Hacia la parte alta está el Museo Histórico Militar al cual se accede por una entrada y se sube caminando y queda en una buena posición, alta, para observar el valle de donde ahora se cultivan plátanos. La carretera pasa justamente entre las dos casas, las separa, así que el autobús nos deja justo en la entrada de las casas.

Imagen

La entrada a los museos es gratuita. Los paseos por los dos museos son cortos, ya que los lugares solo corresponden a las casas y demás edificaciones. Aunque te digan que el segundo museo queda montado en el cerro, no creas que vas a dejar el alma allí escalando una montaña. Está cerca y es preciso ir. Uno ni se cansa ni se suda mucho.

Imagen

Para el retorno se toma nuevamente el autobús hacia La Victoria en la misma carretera. Es un paseo corto, que se puede hacer en dos horas fácilmente, una vez que se llega a La Victoria.

ImagenImagen

Posteado por: Camilo Torres | Domingo, 29 \29UTC julio \29UTC 2012

No puedo poner acentos, tildes, en las aplicaciones gtk, gnome con kde en Debian

Le puse 8GB a mi laptop VIT M2400 y con linux 64 bits, solo reconoce hasta 3. Luego de varias pruebas y consultas de soporte que se iniciaron con estos correos:

http://listas.velug.org.ve/pipermail/l-linux/2012-May/067613.html

http://listas.velug.org.ve/pipermail/l-linux/2012-May/067618.html

Reinstalé todo el sistema, esta vez cifrando el disco, con pocas esperanza instalé el sistema con linux 32 bits + PAE, pero tampoco funcionó.

Lo cierto es que en vez de usar LXDE como estaba antes, me cambié nuevamente a KDE. Pero las aplicaciones de Gnome que usan GTK no aceptaban acentos. Estas aplicaciones incluían iceweasel, gimp, synaptic. Al pulsar la tecla de acento inmediatamente aparecía el caracter de acento, en vez de esperar a que se pulsara la vocal para que mostrara la vocal acentuada, es decir mostraba ‘a en vez de á.

Luego de mucho investigar no conseguí ninguna solución. Pero en una de esas veces que hice logout y volví a entrar noté una aplicación que estaba lanzando por defecto Plasma, el escritorio de KDE. Es un widget de uim (Universal Input Manager), que se utiliza principalmente para escribir en chino, japonés, y otros idiomas con un teclado normal, porque esos idiomas usan otro alfabeto y otros caracteres

ImagenEste es el Widget UIM

Pues bien, desinstalando todo lo relacionado con UIM y volviendo a hacer login funcionó de maravilla:

Le puse 8GB a mi laptop VIT M2400 y con linux 64 bits, solo reconoce hasta 3. Luego de varias pruebas y consultas de soporte que se iniciaron con estos correos:

http://listas.velug.org.ve/pipermail/l-linux/2012-May/067613.html

http://listas.velug.org.ve/pipermail/l-linux/2012-May/067618.html

Reinstalé todo el sistema, esta vez cifrando el disco, con pocas esperanza instalé el sistema con linux 32 bits + PAE, pero tampoco funcionó.

Lo cierto es que en vez de usar LXDE como estaba antes, me cambié nuevamente a KDE. Pero las aplicaciones de Gnome que usan GTK no aceptaban acentos. Estas aplicaciones incluían iceweasel, gimp, synaptic. Al pulsar la tecla de acento inmediatamente aparecía el caracter de acento, en vez de esperar a que se pulsara la vocal para que mostrara la vocal acentuada, es decir mostraba ‘a en vez de á.

Luego de mucho investigar no conseguí ninguna solución. Pero en una de esas veces que hice logout y volví a entrar noté una aplicación que estaba lanzando por defecto Plasma, el escritorio de KDE. Es un widget de uim (Universal Input Manager), que se utiliza principalmente para escribir en chino, japonés, y otros idiomas con un teclado normal, porque esos idiomas usan otro alfabeto y otros caracteres

ImagenEste es el Widget UIM

Pues bien, desinstalando todo lo relacionado con UIM y volviendo a hacer login funcionó de maravilla:

sudo aptitude purge plasma-widget-uim uim-common uim-qt uim-utils libuim8 libuim-scm0 libuim-custom2 libuim-data

Esto significa que el Widget UIM para KDE no se integra bien con las aplicaciones GTK de Gnome; se encarga de capturar y manejar la entrada por teclado y falla al pasar luego los caracteres a las aplicaciones que no son KDE o Qt.

Como no escribo solo en español, no extraño el Widget.

 

Posteado por: Camilo Torres | Lunes, 2 \02UTC julio \02UTC 2012

Me esguañingué la rodilla

El otro día me compré un bicicleta. Ahora hace ruidos extraños cuando la monto, creo que es porque se dañó en la matada que me eché a solo una semana de tenerla.

¿Se acuerdan del colegio, cuando compraban un par de zapatos nuevos, y los compañeros se los estrenaban con un pisotón para que se ensuciaran? Pues algo así hice con la bici. Menos mal que me compré una que es de las ‘baratas’; aunque no es una bicicleta atómica. Resulta que los panas del trabajo me estuvieron sonsacando para que comprara una bicicleta de 6000 u 8000. Al final fui a la tiendita de la esquina y me compré una bicicleta montañera de 2000, 18 velocidades.

Fui a pasear a San Pedro de los Altos al día siguiente de comprarla, y a los dos días después porque era día feriado y no había que ir al aburrido trabajo. Y el siguiente fin de semana me fui también, el domingo, en mi tercera salida. ¿Y que más iba a hacer? ¿Para qué compré la bici si no es para ir a montarla cada vez que quiera?

En la segunda salida fui por el río San Pedro bien arriba donde es muy bonito. Pero en la tercera salida subí a La Culebra, desde San Pedro. Suena fácil, pero fue pura botadera de baba y sacadera de chicha. Menos mal que no es tan empinado. Arriba conocí a una gente bien chévere, fui hasta la cruz, desde donde pude ver el enorme chaparrón de agua que estaba cayendo abajo en San Pedro; y también me cayó el palo de agua allí. Así que me devolví pero ya todo el mundo había bajado. Como quería correr más bicicleta me fui con todo y chaparrón de agua hasta la escuela de guardabosques y me retorné. En la bajada me entró frío, la próxima vez me llevo una chaquetica.

Cuando por fin llegué a San Pedro estaban los demás por salir. Arrancamos todos y le dimos chola porque comenzó a llover otra vez y más duro. Entonces ya casi llegando a la casa pasé, sin ver, porque el río de agua que corría por la avenida era como de 10cm de profundidad (estoy exagerando como por 5cm); bueno al tema, no vi el hueco de la alcantarilla. Es que cada vez que vuelven a asfaltar la avenida le van poniendo capa tras capa gruesa de aslfalto y la alcantarilla, o más bien la tapa de la alcantarilla va quedando cada vez más profunda. Lo cierto es que la rueda delantera logró pasar, y la trasera también, pero no sin salir dispara hacia arriba por lo fuerte del golpe. Terminé escachapándome contra el asfalto, menos mal que estaba lloviendo, porque si no, el rasponazo hubiera sido de escándalo. En este caso solo el trompazo fue de escándalo. Me di en la barbilla, ese fue el primer trancazo, menos mal que levanté la cabeza y no me saqué los dientes; luego vino el codo, el cual no levanté por salvar la barbilla; y finalmente la rodilla que fue donde salí más jodido y no levanté, pues porque no podía. Menos mal que el agua acolchó un poquito el golpe y evitó los raspones porque había lavado el asfalto.

Me ayudaron los panas que venían conmigo. Gracias panas.

Buenos esa es la historia. Lo de la operación, la rehabilitación, el reposo y todo lo demás, lo cuento luego.

Ah, se me olvidaba, mes y medio después pasé por la alcantarilla y como llegó la fiesta del asfalto, le pusieron asfalto a la tapa de la alcantarilla; y solo en la tapa, porque por los alrededores todo el asfalto estaba de lo más lindo (no olvidar que casi no me raspé).

Besos.

Posteado por: Camilo Torres | Domingo, 5 \05UTC diciembre \05UTC 2010

Paseo al Río Cura.

Hace unas 5 semanas fuimos a una caminata de un día por el río Cura. Este río está en el estado Guárico cerca de la frontera con Aragua.

El viaje en autobús es largo. Salimos como a las 7:00 y llegamos al balneario donde se inicia la caminata luego de las 10:00. De regreso también nos tomamos como unas 3 horas. El inicio de la caminata fue a las 11:00.

El paseo es suave, a veces se pierde un poco el camino pero siempre conseguimos avanzar, aunque una vez nos metimos por una trocha bastante empinada y resbaladiza.

Llegamos a las cascadas casi a las 15:00, se suponía que debíamos llegar a las 14:00, tomando 3 horas, pero en realidad tomamos 4 horas. Allí comimos y vimos las cascadas desde abajo, no nos dio tiempo de bañarnos. El regreso toma casi el mismo tiempo, con el inconveniente de que un grupo erró el camino y se fueron por el otro lado del río.

Ya de noche logramos ver al otro grupo y tuvimos que regresar 2 personas a buscarlos. Primero nos metimos por el río para cruzarlo y tratar de subir al otro lado, pero era muy empinado. Entonces nos trepamos nuevamente a nuestro lado, retrocedimos hasta el punto donde los otros erraron el camino, nos metimos por el camino de ellos hasta encontrarlos y luego retornar río arriba hasta un punto donde lo pudimos cruzar y montarnos nuevamente en el camino correcto.

Regresamos a las 21:00 al autobús y llegamos a Caracas a las 24:00, media noche.

Alguna gente no llevaba linterna, lo que hizo más lento la caminata en el bosque en la noche.

Desde esa vez no he hecho más actividades de caminatas porque ese día tenía gripe, fiebre y dolor de cabeza casi todo el día (tomé 3 pastillas durante el día), afortunadamente suave; pero tener que gritar a los que erraron el camino, meterme el río en la noche, caminar de noche (menos mal que no llovió) me agravaron la gripe que aún hoy 5 semanas después no se me ha quitado. Ahora me toca tomar medicinas.

Posteado por: Camilo Torres | Sábado, 9 \09UTC octubre \09UTC 2010

Enduro

Hace unos pocos meses me compré una moto tipo enduro. Luego de pasar esos meses aprendiendo a montarla, a no caerme cuando voy por el asfalto, [broma] a no rayar muchos carros ni llevarme muchos retrovisores [/broma], por fin me decidí a ir a hacer unas rutas en tierra.

Me fui hasta más allá de El Hatillo y La Lagunita hasta que conseguí una trocha que hace algún tiempo atrás hice a pié por la Quebrada Tiamo, y comencé a bajar hasta llegar a La Quebrada. Recuerdo que cuando hice el paseo a pié alguna gente se quejaba porque les pareció un poco dura la bajada por la gran cantidad de piedras sueltas.

Lo cierto es que yo pensaba que hacer enduro era más fácil. Antes de entrar al agua de la quebrada Tiamo me caí tres veces de la moto, la última para entrar al lecho de la quebrada en una trocha de barro. Rodé un rato por el cauce del río, pero no llegué hasta las picas que están río arriba. Un amigo endurista con una moto similar a la mía (mismo motor, cauchos, etc.) me dijo que allí nuestras motos no subirían.

Al final acordé regresar con él la subida para salir de nuevo hasta La Lagunita, pero lo que no sabía es que tardaría casi 1 hora en llegar hasta la parte donde el pavimento tiene cemento, es decir, tardaría 1 hora en salir de la trocha desde la quebrada El Tiamo. No sé exáctamente cuantas veces me caí (unas 8 o 10), pero siendo la primera vez que lo hacía, era de esperarse. Dañé el pedal del freno trasero, partí por la mitad la manilla del freno delantero (menos mal que me quedó un poquito para frenar hasta la casa) y doblé los soportes del manillar. Pero debo decir que lo disfruté mucho. Me gustó. Hay que ver cuanto va a aguantar la pobre moto si le sigo dando ese trabajo. Por ahora me queda pendiente nada más enderezar el manillar, pero aún así seguiré yendo fuera de la carretera, aunque quizás no trochas tan duras mientras aprendo, compro la protección para el cuerpo y mejoro trasmisión y cauchos de la moto.

Posteado por: Camilo Torres | Martes, 29 \29UTC junio \29UTC 2010

El Cerro Tristeza

El cerro tristeza se encuentra en el punto de triple frontera entre los estados Azoátegui, Monagas y Sucre. Además, es el punto más alto de cada uno de esos tres estados.

El miércoles 23/06/2010 salimos desde Caracas en autobús hacia Puerto La Cruz. El autobús se retrasó porque había mucha cola debido a las fuertes lluvias en Caracas y a la caída de árboles en calles y avenidas de la ciudad. A las 0:30 de la madrugada ya estábamos en la ciudad de Puerto La Cruz, esperando que José Javier nos fuera a buscar en su carro.

El Jueves 24/04/2010 a la 1:00 llegamos a dormir un rato a casa de José Javier. Ese mismo día a las 4:30 nos despertamos y a las 5:00 salimos vía Mundo Nuevo en el estado Anzoátegui. Tardamos 3 horas en llegar desde Puerto La Cruz hasta Mundo Nuevo. Buena parte de la carretera estuvo cubierta por una espesa neblina, pero no llovió.

A las 8:00 llegamos a Mundo Nuevo donde comimos unas empanadas y tomamos refrescos y maltas. Luego tomamos la trocha que va hacia el camino que debíamos tomar. La trocha estaba muy encharcada pero el carro es 4×4 y pasó fácil. Dejamos el carro en casa del señor Domingo Blanco y continuamos con nuestros morrales; luego nos enteraríamos que habíamos dejado el carro en el peor lugar y también sufrimos las consecuencias. Es mejor dejar el carro en la casa del señor Chicho Mendez.

Comenzamos a caminar como a las 9:30. El primer obstáculo fue el cruce del río Amana, estaba un poco crecido y había que quitarse los zapatos y pasar con los bastones. De regreso vimos como cruzan los lugareños que ya están acostumbrados. De allí seguimos la carretera o trocha hasta el final pasando por 3 o 4 haciendas para comenzar la subida. Primero se pasa por un corto bosque y luego la subida se va haciendo más descampada hasta llegar a la zona de sabana sin árboles. La subida se hace en zigzag por un camino muy lleno de piedras.

Aproximadamente a las 13:00 llegamos al final de la subida. Un grupo venía rápido pero tenía que esperar un poco al grupo más lento para no separarnos mucho y no dejar compañeros atrás que pudieran tomar otro camino. Por toda esa subida no hay agua buena para tomar, pero escurre en una parte por el camino. En época de sequía no se debe contar con que haya agua.

Una vez terminada la subida se camina por unas lomas en suave ascenso hasta llegar al sitio de Los Rangeleños, también llamado el Ventanco. Para llegar allí se cruzan varias quebradas que en verano deben estar secas, pero como ya es invierno tenían agua que disfrutamos y nos ayudaron a aliviar un poco el calor. El día estaba nublado pero hacía mucho calor y era imperante el uso de protector solar.

Al llegar a Los Rangeleños (15:00) nos sentamos en la bodega y nos comimos catalinas, platanitos y chucherías, también tomamos maltas y refrescos calientes porque no hay nevera. Allí José habló con una familia que nos permitió acampar en una hacienda que ellos tienen por allí y donde hay agua y espacio para las carpas.

Llegamos al sitio de acampada (17:00) que era una hacienda bien bonita pero que aún no estaba lista para la cosecha. Armamos campamento y comimos cocinando tranquilamente. Se suponía que este día debíamos llegar mucho más adelante, así que en principio teníamos un retraso. Cuando lo analizamos nos dimos cuenta que el día siguiente sería suficientemente suave como para llegar al punto planificado para ese otro día y recuperar el itinerario.

El viernes 25/06/2010 nos despertamos tranquilamente y sin apuros porque sabíamos que la caminata sería relativamente corta y podríamos llegar de día al sitio de acampada. A las 8:30 salimos hacia la ventana que nos permitiría cruzar hacia el valle donde nace el río Amana. En la ventana (10:00) se ve la fila verde, que es la fila donde está el pico del cerro Tristeza, si no está nublado se puede ver el pico (de retorno pudimos verlo); también se puede ver la Mesa de Guanipa al sur.

Desde la ventana bajamos hasta una hacienda donde estaban aplicando herbicidas y nos permitieron tomar cambures y caña. Comimos y llevamos para el camino. Esa caña llegó a durar 3 días.

De allí bajamos al río y remontamos el cauce cruzando 3 veces hasta la Piedra Pelúa y la casa del señor Mario (1500 msnm aproximadamente). La piedra Pelúa es bonita, es grande y se puede acampar debajo porque tiene bastante espacio. Nosotros cruzamos el río y armamos campamento en el patio de la casa del señor Mario. Nos regalaron cambures y apio muy tierno que estaba muy sabroso.

Fuimos a subir la piedra Pelúa para disfrutar la vista y tomar fotos. Comimos y nos acostamos a dormir lo más temprano posible porque estaba tronando y venía lluvia, además al siguiente día había que salir muy temprano para llegar a la cumbre del Tristeza. Llovió bastante y las carpas se mojaron un poquito, pero pudimos dormir.

El sábado 26/06/2010 nos levantamos temprano (5:30), desayunamos y salimos camino a la Fila Verde (7:00). Logramos conseguir el camino y luego de la primera loma todos estábamos juntos en la caminata. Los más rápidos subían primero y luego de cada loma se esperaba a los más lentos. Por el camino se nos unió un lugareño llamado Julián y nos acompañó hasta la cumbre y todo el camino de bajada de la Fila Verde. Así fuimos subiendo y a las 11:30 estábamos ya en la fila de topos que conducen a la cumbre (2350 msnm aproximadamente).

Allí Gabriela y María decidieron retornar. Los que continuamos nos reunimos para continuar juntos y finalmente a las 2:20 aproximadamente se logra la cumbre del cerro Tristeza (2620 msnm). Logramos la cumbre: Adriana, Nairaly, Daniel, José, Julián y Camilo.

Estuvimos en la cubre unos 15 minutos y procedimos a regresar para tratar de llegar de día abajo, aunque finalmente llegamos de noche.

El camino de los topos hacia la cumbre tiene varios pasos que son un poco difíciles porque son inclinados, resbaladizos y algunos pueden provocar un poco de vértigo. El camino está más o menos visible, con nuestro paso se hizo todavía más claro. En la cumbre cabrán unas 10 personas cuando mucho. En parte del camino pudimos ver parte del golfo de Cariaco y parte de la península de Araya. Cuando se despejó se observaba impresionante la Mesa de Guanipa.

El final de la bajada lo hicimos de noche. José tuvo que bajar en la mula de Julián porque tenía dolor en la rodilla.

Esa noche comimos y nos acostamos temprano para salir al día siguiente de vuelta hasta Nuevo Mundo. Ya habíamos hablado con el señor Mario para que nos ayudara a conseguir unas mulas para llevar los morrales en el retorno y nos dijo que ya habían amarrado las mulas y que al día siguiente llegaría el arriero para llevar los morrales.

El domingo 27/06/2010 nos levantamos más temprano, a las 4:45 y salimos también un poco más temprano. Dejamos los morrales metidos en bolsas negras y las mulas llegaron cuando estábamos por salir del campamento.

Comenzamos a caminar y dejamos a José en el campamento para que se viniera en una mula. Al final pusieron los morrales en dos mulas y la mula del arriero se la llevó José para que no tuviera que caminar con el dolor de rodilla.

El camino estuvo muy bonito. Volvimos a cortar caña y comimos bastante por todo el camino. Sobraron algunas cañas que nos llevamos a la ciudad. También nos trajimos una piña que nos había regalado el señor Mario.

Tomamos un camino ligeramente distinto al original que no pasa por Los Rangeleños (también llamado el Ventanco). Aunque hay poca agua es sabroso caminarlo de regreso, pero no recomendado de subida. Tomamos muchas fotos y finalmente llegamos a los zigzag por donde subimos el primer día.

A las 15:30 ya todos estábamos en el río Amana donde nos dimos una buena ducha. Fuimos a buscar el carro y notamos que se habían robado una chaqueta de una de nuestras compañeras. En la casa donde dejamos el carro no estaba el dueño el señor DEl camino estuvo muy bonito. Volvimos a cortar caña y comimos bastante por todo el camino. Sobraron algunas cañas que nos llevamos a la ciudad. También nos trajimos una piña que nos había regalado el señor Mario.

Tomamos un camino ligeramente distinto al original que no pasa por Los Rangeleños (también llamado el Ventanco). Aunque hay poca agua es sabroso caminarlo de regreso, pero no recomendado de subida. Tomamos muchas fotos y finalmente llegamos a los zigzag por donde subimos el primer día.

A las 15:30 ya todos estábamos en el río Amana donde nos dimos una buena ducha. Fuimos a buscar el carro y notamos que se habían robado una chaqueta de una de nuestras compañeras. En la casa donde dejamos el carro no estaba el dueño el señor Domingo Blanco, pero había otras personas que deben ser familiares y amigos de este señor.

De allí nos fuimos a Nuevo Mundo para comer una merienda y tomar maltas. Nos dimos cuenta que también habían roto la antena de la radio del carro, por eso no se recomienda dejar carrosen casa del mencionado señor Domingo Blanco.

Nos fuimos a Puerto La Cruz y allí comimos pollo en brasa y luego fuimos a bañarnos en la casa de José. Finalmente nos fuimos a terminal y tomamos el autobús que salió el lunes 28/06/2010 a las 0:30 de la madrugada. El autobús llegó a Caracas a las 4:45 aproximadamente y de allí cada quien se fue a su casa a dormir un poco más antes de continuar con el día normal de trabajo.omingo Blanco, pero había otras personas que deben ser familiares y amigos de este señor.

De allí nos fuimos a Nuevo Mundo para comer una merienda y tomar maltas. Nos dimos cuenta que también habían roto la antena de la radio del carro, por eso no se recomienda dejar carros en casa del mencionado señor Domingo Blanco.

Nos fuimos a Puerto La Cruz y allí comimos pollo en brasa y luego fuimos a bañarnos en la casa de José. Finalmente nos fuimos a terminal y tomamos el autobús que salió el lunes 28/06/2010 a las 0:30 de la madrugada. El autobús llegó a Caracas a las 4:45 aproximadamente y de allí cada quien se fue a su casa a dormir un poco más antes de continuar con el día normal de trabajo.

Posteado por: Camilo Torres | Jueves, 27 \27UTC mayo \27UTC 2010

Buscando la cumbre más alta de cada estado de Venezuela.

El proyecto Venzuela 25 Cumbres (V25C) está buscando lograr la cumbre más alta de cada estado de Venezuela.

Posteado por: Camilo Torres | Domingo, 10 \10UTC enero \10UTC 2010

Pico Goering

Para comenzar el año, hice una pequeña caminata en el Guaraira Repano, hasta el pico Goering. Este queda en la ruta desde La Julia hasta la fila, como quien va para el pico Naiguatá.

Conseguí varias personas del CEC que estaban subiendo hasta Rancho Grande y otros que venían bajando del Naiguatá. Este último grupo subió ayer al Naiguatá y pasaron la noche allí. Dijeron que hizo algo de frío…

La caminata la hice suave, sin apuro y sin llevar control del tiempo. En el guarda parques de La Julia anoté la hora de entrada a las 9:18 AM y al llegar a la Cota Mil eran la 1:50 PM. Es decir que todo el trayecto lo hice más o menos en 4 1/2 horas.

De bajada me acompañé con los amigos del CEC que bajaron de primero. Hizo mucho sol, aunque en el Goering pegaba un viento frío.

Bueno, a entrenar………

Older Posts »

Categorías