Posteado por: Camilo Torres | Miércoles, 29 \29UTC julio \29UTC 2009

Cascada del Vino y Páramo de Nunca Jamás

El viernes 24/7/2009 estuvimos en la Cascada del Vino, ubicada en el Parque Nacional Dinira, Estado Lara. Hay que llegar hasta la población de Barbacoas y de allí entrar al parque nacional. Se puede ir fácilmente en carro. La cascada es muy bonita para pasar el día con la familia o los amigos. El agua es fría aunque soportable (uno se acostumbra) y es de color vino tinto.

Ese mismo día visitamos la Cueva de Las Peonías. Aunque en la zona parece que ya no hay peonías, la cueva es muy interesante. Es bastante grande y tiene un desarrollo casi horizontal de unos 100 metros con una pendiente muy suave. Se puede caminar fácilmente siempre y cuando se lleve linterna y no se aparte de la galería principal que es la más grande. Llegamos hasta un pequeño chorro de agua que corre dentro de la cueva, de allí la cueva se hace más estrecha y complicada para caminarla sin equipo adecuado. Cerca de la salida de la cueva se oye agua corriendo, es otra boca de la cueva por la que sale un pequeño chorro de agua, son solo 5 metros del camino y hay que tener cuidado porque hay poco espacio (si el grupo es grande) y la pendiente de caída es fuerte.

El sábado 25/7/2009 fuimos al Páramo de Nunca Jamás. La entrada queda cerca de la Cascada del Vino, dentro del Parque Nacional Dinira. La caminata comienza en una pequeña hacienda de pobladores del parque y es una subida relativamente suave y fácil hasta la cascada. Hay una cascada bellísima en ese camino. Allí se quedaron algunos compañeros del grupo para bañarse y pasar el día. Algunas personas opinan que esta cascada es más bonita que la Cascada del Vino.

El camino continúa y luego de cruzar un río seco (casi sin agua) se complica un poco, porque hay que tomar un desvío que no es tan claro. Finalmente se cruza nuevamente el río seco, mucho más arriba en su cauce y se llega a una cresta o fila que sube hasta el páramo. En el páramo siempre hizo mucho viento, frío y siempre estuvo nublado. Esto hizo contraste con el resto del camino, donde siempre hizo sol aunque siempre sopla brisa.

Llegamos a un hito de piedras con una cruz y de allí retornamos. En la bajada dejamos a un compañero atrás que se sintió enfermo. Nadie se enteró que estaba enfermo sino cuando llegó abajo, ya anocheciendo y cansado. Hubo un error al no esperarlo que debería ser corregido para otras excursiones y paseos.

El domingo 26/7/2009 regresamos a Caracas, pero primero visitamos un rato la ciudad de Carora, donde vimos la plaza, la zona colonial, la iglesia y una fachada de una antigua iglesia que es emblema de la ciudad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: