Posteado por: Camilo Torres | Lunes, 10 \10UTC agosto \10UTC 2009

Pico Oriental – Rancho Grande++

Domingo 9 de agosto de 2009

Para este día el Centro Excursionista Caracas – CEC (http://www.centroexcursionistacaracas.org.ve/) planificó una caminata por el Parque Nacional El Ávila. La ruta de la caminata era: P.G.P. Sabas Nieves, No te apures, Silla, Pico Oriental, Piedra del Indio, Quebrada Paraiso, Estribo Duarte, Cueva Emilia, Ruta 77, Rancho Grande, Topo Goering (se pronuncia Guerin), retorno por Rancho Grande, Ruta 77, La Julia, El Marqués. Es una ruta larga, no sé cuántos kilómetros tendrá la caminata. El itinerario indicaba que había que estar en el P.G.P. Sabas Nieves a las 7:00.

Llegué como a las 7:15 a Sabas Nieves. Siempre me cuesta levantarme temprano.

Al principio solo ví al señor Alfredo que estaba leyendo periódicos y no parecía tener intenciones de hacer caminata; lo saludo brevemente pero no le pregunto por los demás porque luego veo a Hector. Me acerco y también también lo saludo. Hector me comenta que no ha visto a más nadie del CEC, que normalmente se esperan 30 minutos a que llegue la gente. Pero yo le dije que ya era tarde y que seguramente los demás ya habían arrancado a caminar porque la caminata es larga. No se me ocurre preguntarle a Alfredo en ese momento si ha visto a alguien más. Hacía unos pocos minutos que había salido una carrera de montaña desde allí. Comenzamos la caminata (7:23), le digo a Hector que voy a caminar lento para no vomitar porque aún tengo el desayuno en el estómago.

En el P.G.P. de Sabas Nieves de arriba encontré al Sr. Alí Mehri. Él si se levantó temprano y hacía rato que había llegado. Me dijo que no había visto subir a nadie del Centro. Hablamos un ratico y me comenta que no se siente con ánimos de hacer la caminata. Había llovido toda la noche y las bajadas de Cabeza del Elefante y las toyotas estarían muy resbalosas; me dice que prefiere subir a La Silla y luego seguir al Lagunazo y bajar por el Humboldt o Galipán. La cordillera está bastante nublada aún y parece que en cualquier momento va a llover. Me doy cuenta que muchos deben haber pensado igual que Alí y “arrugaron”. Al poco llega el Sr. Gustavo Perez quien nos dice que a lo mejor llega a La Silla, pero no hará todo el trayecto. Hector llega finalmente (8:02) y le pregunto hasta donde quiere seguir para darle un radio y estar comunicados porque seguramente nos distanciaríamos un poco. Me dice: sigue tú que yo te alcanzo; yo conozco esos “sigue tú”, jajaja (es en broma). Bueno allí se quedó y supongo que se devolvió porque no tenía cara de seguir.

Llegando al Banquito (8:33) alcancé al Gustavo. Yo aproveché para tomar agua. Seguí caminando y al poco lo volví a alcanzar y lo rebasé. Me volvió a decir que a lo mejor se llegaba solo hasta No te apures, por lo que decidí no esperarlo; yo iba un poquito más rápido. Trece curvas antes de llegar a No te apures me alcanzó Alí Mehri y 10 curvas antes de No te apures ya no lo ví más, porque venía caminando mucho más rápido que yo. Yo si planeaba hacer todo el camino, así que prefería no gastar muchas energías en el inicio. Por cierto, era Alí quien contaba las curvas, no yo.

En No te apures (8:54) no me detuve porque no tenía sed. A los pocos minutos (9:05) tomé agua y pasaron unos campistas que tal vez venían de La Silla, no les pregunté.

Al llegar a La Silla (9:44) recordé la carrera de montaña que había ese día porque había un puesto de control de la carrera. Pasaron varios corredores a quienes les estaban dando un poquito de agua y un bocadillo. Parece que no tenían mucha agua y ya se les estaba acabando la poca que les quedaba, lo que me hizo suponer que ya habían pasado bastantes corredores.

Subí hasta el Pico Oriental (10:33), pero la subida fue más lenta de lo planeado ya que me tuve que parar varias veces para dejar pasar a los corredores que venían bajando rápidamente desde el pico. No conté los que pasaron, pero fueron como cien. En el Pico Oriental tomé más agua y comí unas galletas. En la Cruz de Los Palmeros (10:46) había otro puesto de control de la carrera. Se notaba que ya no quedaban mucho corredores por subir; había un pequeño montón de botellas de agua de la que les dieron a los corredores, los últimos seguramente sufrieron más sed.

La bajada estaba bastante encharcada, como habían previsto algunos, además estaba muy resbalosa. Tardé mucho en bajar, esperaba hacer una hora o menos, pero fue casi hora y media. Al llegar al final de la bajada (12:09) cerca de la Piedra del Indio estaba bastante deshidratado, olvidé tomar agua por el camino. Como me estaba sintiendo un poquito mal y comenzaba a sentir un leve dolor de cabeza me tomé un analgésico con el último sorbo de agua que me quedaba. Allí estaban algunos valientes que pretendían subir hasta el oriental a esa hora del medio día. Yo ya estaba sobrecalentado y eso que venía bajando y había lloviznado buena parte del camino. Conseguí una chica llamada Noelis del Grupo Excursionista OIKOS de la Universidad Simón Bolívar. No la conocía, pero como llevaba una franela de la USB le pregunté. Les deseé suerte y seguí adelante.

Como dato curioso en el pino, bajando de la Cruz de Los Palmeros, encontré a los dos últimos participantes de la carrera. Venían botadísimos, dudo que culminaran la carrera a menos que lo hicieran ya por diversión.

A los pocos minutos estaba en el bosque (12:19) pasando las primeras quebraditas donde me detuve a tomar agua (12:23). Tenía muchísima sed porque ya me había gastado toda el agua. Tomé media botella. Me llevé llenas las dos botellas de agua para no tener que agarrar agua más adelante, en especial en la quebrada Paraíso donde seguramente habría gente bañándose (y haciéndose pipí).

Como el camino hasta la quebrada Paraíso es relativamente a nivel (es un camino “plano”) hice algunas parte “trotandito” para avanzar más rápido, porque sabía que ya era tarde. Al llegar a la quebrada Paraíso (12:45) venía muy acalorado. No me bañé como el domingo anterior porque no me daba tiempo, pero al menos me eché bastante agua en la cabeza y cara hasta enfriarme bastante. En esa quebrada hay camaroncitos y peces pequeñitos. Estaba más o menos a mitad de camino y ya era más de medio día.

Continué rápidamente el camino, que por esa parte es muy bonito por lo verde de la vegetación. No vi a mucha gente, pero si se oían los gritos de las personas bañándose en las posas de la quebrada. Al rato salí al Estribo Duarte (13:14) y comencé a subir por el desvío de la Cueva Emilia. Durante el camino venía recordando que ese camino de la Cueva Emilia lo había recorrido solo una vez y hace mucho tiempo. Es un camino que recorre muy poca gente. El moho cubría el camino y los zapatos se resbalan un poco al afincar el peso del cuerpo. No obstante se observan rastros del paso de las personas: piedras sacadas de su lugar, raspones en el moho verde del camino, etc.

Entré en el primer bosquecillo (13:37) el cual me pareció bastante agradable. Por el camino no conseguí gente, pero si tuve la oportunidad ver un armadillo y unos monos. El armadillo me lo conseguí en el medio del camino. Parecía que el animalito había estado comiendo fruta y escarbando el suelo, unos pocos metros más adelante lo encontré. Corrió dando salticos unos cinco metros y luego se detuvo, me observó por un instante y luego se salió del camino y desapareció entre la maleza. Mucho más adelante escuché un ruidito raro, era el grito de alarma de los monos. Logré ver claramente a 2 monos a unos metros de distancia. Se que había más monos porque escuchaba el ruido de las hojas al rozar durante los saltos. Había visto varios cachicamos en el Ávila, pero vi por primera vez los monos.

Este camino está muy tapado por la vegetación. Algunas zonas hay que pasarlas con mucho cuidado porque se ha perdido un poco el camino por la fuerte pendiente, las lluvias, derrumbes y otras causas. Terminé con los brazos y piernas bien raspados. Vi algunas conchas grandes de guácaras (caracoles).

Por fin salí a la Ruta 77 (14:16) con ánimos de seguir subiendo. No me sentía deshidratado. Al llegar a Rancho Grande (14:50) habían dos personas haciendo un picnic. Me senté, síntoma de que ya estaba cansado. Decidí seguir (15:00) luego de comer unas galleticas de esas que son redondas, marrones y rellenas de cremita. Un grupo de personas que llegó a Rancho Grande me indicó que había más gente que venía bajando.

Por las toyotas conseguí a quienes creo que eran los últimos que bajaban. Se veía que eran atletas y se movían rápido. La primera toyota estaba bastante encharcada y las zonas empinadas estaban muy resbalosas.

A las (15:33) dejé de subir y decidí bajar. Aunque ya era un poco tarde no me importaba mucho porque llevaba linterna. Pero realmente ya me sentía cansado. No quería arriesgarme a sufrir lesiones durante la bajada por forzarme a subir y quedar con pocas energías, tampoco quería ir a sufrir un calambre por forzar más los músculos. Allí me comí la galleta que tiene un nombre con coco que estaba reservando para el Goering.

La bajada fue un poquito lenta por la toyota. Luego en la Ruta 77 pude darle más rápido. Pasé a todos los que había visto de subida menos a los atletas, que supongo bajaron por la pica.

Llegué al P.G.P. La Julia a las 17:10. Saludé al guardaparques y me volví a sentar un rato porque estaba cansado y ya me dolían las patas. Habían unos niños dándole pan a las guacharacas, uno de ellos intentó agarrar una y le quitó más de la mitad de las plumas de la cola (no exagero). ¡Condenado guaricho!

Luego de un rato bajé hasta la cota mil y vi a los atletas ya montándose en su autobús (tenían transporte contratado o algo así). De allí a la casa a comer pollo con arroz (a diferencia del arroz con pollo).

En el tiempo que estuve en la montaña tomé aproximadamente siete litros de agua. No sabía que podía tomar tanto en un día. Lo bueno es que el agua del Ávila incluye muchos minerales (y animales y vegetales también).

No se cuanta distancia recorrí. Si alguien tiene idea, que lo diga porque me parece interesante.

Horas y tiempos:
7:23 – Entrada de Sabas Nieves.
8:02 – Sabas Nieves arriba. 39′
8:33 – Banquito. 1h 10′
8:54 – No te apures. 1h 52′
9:44 – La Silla. 2h 21′
10:33 – Pico Oriental. 3h 10′
10:46 – Cruz de Los Palmeros. 3h 23′
12:09 – Fin de la bajada de Cabeza del Elefante (pica). 4h 46′
12:19 – Bosque hacia Quebrada Paraíso. 4h 56′
12:23 – Agua en las quebraditas. 5h
12:45 – Quebrada Paraíso. 5h 22′
13:14 – Tomo el desvío de la Cueva Emilia. 5h 51′
13:37 – Entro en un bosquecillo. 6h 14′
14:16 – Ruta 77. 6h 53′
14:50 – Rancho Grande, me siento. 7h 27′
15:00 – Salgo de Rancho Grande. 7h 37′
15:33 – Fin de la subida a mitad de la primera toyota. 8h 10′
17:10 – La Julia. 9h 47′

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: